1 Noviembre, Día de Todos los Santos Cristianos

Historia día de Todos Santos

La Iglesia primitiva acostumbraba a celebrar el aniversario de la muerte de un mártir en el lugar del martirio. Frecuentemente, los grupos de mártires morían el mismo día, lo cual condujo naturalmente a una celebración común. En la persecución de Diocleciano, el número de mártires llegó a ser tan grande, que no se podía separar un día para asignársela. Pero la Iglesia, creyendo que cada mártir debía ser venerado, señaló un día en común para todos. La primera muestra de ello se remonta a Antioquía en el domingo antes de Pentecostés.

También se menciona este día en común en un sermón de san Efrén el Sirio en 373. En un principio, solo los mártires y san Juan Bautista eran honrados por un día especial. Otros santos se fueron asignando gradualmente, y se incrementó cuando se fijó el proceso regular de canonización; a principios de 411 había aún en el calendario caldeo de los cristianos orientales una «Commemoratio Confessorum» para el viernes. En la Iglesia de Occidente, el papa Bonifacio IV consagró, entre 609 y 610, el Panteón de Roma a la Santísima Virgen y a todos los mártires, dándole un aniversario.

Gregorio III (731-741) consagró una capilla en la Basílica de San Pedro a todos los santos y fijó el aniversario para el 1 de noviembre. Gregorio IV extendió la celebración del 1 de noviembre a toda la Iglesia, a mediados del siglo IX.

Santo Cristo de Sant Bult

Una de las imágenes de Cristo más singulares y veneradas de Valencia es sin duda la que hace referencia al Cristo de Sant Bult. Esta es una imagen románica, lo que nos lleva a pensar que es anterior a la Conquista de Jaime I, que presuntamente seria escondida por los cristianos durante la dominación islámica de estas tierras.

Se nos presenta como un Cristo no doloroso, victorioso, majestuoso. Etimológicamente Bult en valenciano, evolucionado del «vult» latino, significa imagen de Cristo. Pero nuestra especial singularidad es que esta talla de escaso tamaño representa a Jesús clavado en la cruz, vestido con una túnica, con tiara en la Cabeza y un cáliz a los pies.

Fu hallada en una anejo del cuartel de Infantería. Un romance piadoso situaría el origen de la imagen en los tiempos de los apóstoles, más concretamente la relacionan con Nicodemo. Como hemos visto en otros casos, la leyenda de que los apóstoles tallaron imágenes religiosas para repartirlas por el orbe estuvo muy extendida y este sería un caso. Se cree por ello que mandaron hacer imágenes de Cristo que luego distribuirían por todo el mundo en sus viajes apostólicos de evangelización.

Respecto a esta talla la pudo traer a Valencia Santiago Apóstol, según la tradición, o alguno de sus discípulos. Antes de la invasión musulmana alcanzaría gran popularidad y sería escondida con motivo de las primeras oleadas mahometanas para salvarla de la destrucción. Es obvio que esta opción es más que discutible pues relaciona una talla románica con los tiempos premusulmanes.

Pero nos sigue contando nuestra historia que, tras la conquista de Valencia por Jaime I, ocurrió un incendio en un corralón del Convento de Santo Domingo, hoy en día edificio de Capitanía, y al ir a apagar el fuego, uno de los vecinos que era albañil, Manuel Navarro, descubrió un poco en cuyo fondo encontró esta imagen en perfecto estado. Cuenta el piadoso romance que en la oquedad había luz y una agradable fragancia. Pero desde el año 1538 es cuando adquirió la denominación actual con que la conocemos.

La devoción popular de esta talla arraigó de inmediato y hoy tiene su sede en una casa social de la Calle En Blanch. Está documentado desde el siglo XIV que La Xerea, Exedrea o Sharea, barrio árabe de la ciudad, festeja a Sant Bult, imagen que es propiedad del pueblo, en este caso de la vecindad y no de la iglesia. En un contexto en el cual Valencia era conocida en toda Europa por su infinidad de festes de carrer (Fiestas de Calle); dedicadas a imágenes religiosas vecinales la de Sant Bult destacaba sobremanera por la ostentosidad de sus fiestas importantes y junto al Corpus, como patrimonio de toda la ciudad, se alzaba con absoluta magnificencia.

Por ello la imagen de Sant Bult fue teniendo altares en diferentes iglesias de la ciudad e incluso sabemos que tuvo uno en la Seu de Játiva, entonces llamada Ciudad de San Felipe por capricho macabro del Borbón Felipe V. Además, podemos saber que tenia un altar en la Seu Valenciana, era la imagen patrona de los sacristanes de la Catedral y que también estuvo residiendo en la Iglesia de San Juan del Hospital.

Salvador Raga Navarro

Presidente Asociación Cultural VIA VICENTIUS – GOGISTES VALENCIANS

Enlaces de Interés:

Historia día de Todos Santos: ENLACE.

Santo Cristo de Sant Bult: ENLACE.

A %d blogueros les gusta esto: