Pregonero 2019 Fiestas Sant Bult

Blas Muñoz Pizarro

Valencia (1943).

Es profesor y filólogo. En 1971 obtuvo el Premio Nacional de Poesía “José Antonio Torres” y en 1975 fue incluido en la antología Un siglo de poesía en Valencia, de Ricardo Bellveser. Publicó en 1981 “Naufragio de Narciso”, permaneciendo luego en silencio poético, dedicado a la enseñanza, hasta el año 2007, en el que finaliza “La mirada de Jano”, y por el que obtiene el Premio de Poesía “Paco Mollá”.

En estos últimos años, sus poemas han recibido numerosos reconocimientos entre los que cabe citar, por su relevancia, el Accésit en los Premios del Tren 2008 “Antonio Machado” de Poesía o los Premios “Pedro Antonio de Alarcón”, “Fray Luis de León”, “Memorial Bruno Alzola García”, “Alfambra”, “Maxi Banegas”, “Alcaraván”, “Villa de la Roda”, “Amigos de la Herradura”, “Ciudad de Archidona”, o “Laguna de Duero”.

Sus últimas publicaciones (finalistas en varias ocasiones de premios como el “Loewe” de Poesía o el “Ciudad de Badajoz”, entre otros) son: “El que silba entre las cañas”, Premio Poeta Juan Calderón Matador, “La caracola”, Primer Premio de Relatos del “Concurso Literario de la UDP”, “La herida de los días”, Premio Miguel Labordeta del Gobierno de Aragón; Viva ausencia, Premio “Ernestina de Champourcín” de la Diputación Foral de Álava, “La mano pensativa”, Premio “Ángel Martínez Baigorri” del Ayuntamiento de Lodosa, Navarra; y “En la desposesión”, Premio “Flor de Jara” de la Diputación de Cáceres. Su última obra, aparecida en 2015, es “De la luz al olvido, Antología personal (1960-2013), publicada por Ediciones Vitrubio.

Asimismo, con “La herida de los días”, obtuvo el Premio de la Crítica Valenciana en 2012, su más preciada distinción.

Blas Muñoz Pizarro, Licenciado en Filología y Profesor de Latín. ¿Cómo termina vinculado a la Fiesta Sant Bult?

De una forma inesperada y por mi amistad con Rosa Cercós, Clavariesa Mayor de la Fiesta de San Bult de este año. Ella fue quien propuso mi nombre a la Junta Directiva sin que yo lo supiera previamente. Supongo que las razones que movieron luego a la Junta y su Presidente para aceptar esa sugerencia nada tienen que ver con mi condición, modesta, de filólogo y profesor de Secundaria sino con la más reconocida de poeta.

¿Por qué aceptaste la invitación de Antonio Bellido para ser Pregonero?

Por mi amistad, ya expresada, con la Clavariesa Mayor y por el honor que supone recibirla aun a sabiendas de que asumo una gran responsabilidad.

¿Qué conoces del Cristo de Sant Bult y qué esperas conocer?

Cuando acepté ser Pregonero, lo hice casi a ciegas dado mi escaso conocimiento de la Fiesta y de su historia. Y eso a pesar de que viví unos años en la calle del Tossalet, justo dentro del Barrio de La Xerea en su límite con el de Catedral. Me tranquilizó la cordial conversación mantenida con el Presidente. En estos días pasados he podido acceder a la información de vuestra página web y al contenido de varios de los Pregones de estos últimos años, rigurosos y exhaustivos, escritos por algunos de nuestros mejores medievalistas universitarios especializados en la geografía, la historia y el arte de nuestra ciudad. Y he de reconocer mi asombro ante la enorme riqueza de esta tradición secular, la más antigua de Valencia. Un tesoro que desde hoy me va a acompañar. Lo que me queda por conocer es la vivencia de la Fiesta en la calle, la realidad no escrita de la emoción de los vecinos de San Bult en las celebraciones previstas.

¿Qué estilo va a tener tu discurso como Pregonero?

Todavía no lo sé con seguridad. Queda tiempo. No me siento capaz de seguir los pasos de quienes, en discursos anteriores, ya han iluminado con sus conocimientos especializados todos los aspectos, no siempre coincidentes, de la tradición y de la historia, ya sea de la imagen, de su devoción o del propio barrio de La Xerea. Lo que si siento es el impulso de decirles a quienes puedan escucharme que descubran lo que yo he descubierto y de repasar, en voz alta, todo aquello que ahora, en estas lecturas, más me ha interesado. Por otra parte, como poeta (condición que me ha habilitado como Pregonero de este año, según creo), me seduce también la posibilidad de revisar la significación y la evolución de la presencia de la cruz y de la imagen de Jesús Crucificado en la obra de nuestros mejores autores.

Unas palabras para que estas Fiestas 2019 la gente se anime a conocer a Sant Bult.

Para aquellos que, como yo, aun no se habían acercado a esta entrañable y antigua fiesta, religiosa y popular a la vez, descubrirla será enraizarse más en la hondura de un pueblo, el valenciano, que en este barrio del corazón de Valencia, sabe conjugar una vez más cultura y tradición. Su perseverancia a través de los siglos y la cohesión popular de los vecinos alrededor de la imagen de Sant Bult, la hacen única y, una vez conocida, imprescindible.

A %d blogueros les gusta esto: